lunes, 26 de mayo de 2014

LA 834 DE PETROMAX

Petromax es una especie de marca de lámparas que funcionaban quemando parafina, fueron desarrolladas gracias al comerciante de Berlín Max Graetz de la empresa "Ehrich & Graetz" en 1910. El nombre de la lámpara proviene del propio nombre de Max Graetz que era apodado por sus amigos como: "Petroleum-Maxe", con el tiempo la lámpara Petromax desarrollada por él adquirió este nombre. La primera lámpara petromax en una versión dispuesta para funcionar en un hogar se desarrolló en 1922. La lámpara era considerada como una de las más luminosas a comienzos del siglo XX.

 

La Petromax 834, tiene como principio de funcionamiento la combustión de mezcla de aire con queroseno, que mediante una pequeña bomba manual de aire, alcanza en el deposito, una presión de 2 bares para el correcto funcionamiento del carburador interno. La lámpara se enciende cuando el carburador, previo precalentamiento mediante la quema de alcohol, alcanza una temperatura de 250ºC. Una de sus peculiaridades se trata de que la mezcla del aire con el queroseno alcanza en la cámara de combustión una velocidad de 300 m/s lo que le da ese sonido tan peculiar a la hora de iluminar.
Una vez que la mezcla evaporada sale por la cámara de combustión golpea una tela sintética que al quemarse proporciona una luminosidad muy intensa.


ADQUIRIENDO LA 834

Tras un tiempo buscando la mejor opción, y con la condición de que el modelo 834 de Petromax que quería conseguir fuera la versión Española fabricada en Barcelona, (muy atrevido por mi parte...), esto fue lo que encontré:


Ahí donde la veis, no está tan mal como parece. Es importante decir que yo no soy Rick Dale, y que mi capacidad para fabricar piezas nuevas desde cero, es nula. Por lo que éste proyecto de restauración se veía claramente complicado desde el principio. A continuación se muestra el listado de las piezas que faltan para completar la lámpara:

  1. Tapón con salida de aire del tanque de queroseno.
  2. Manómetro de presión del tanque de queroseno.
  3. Precalentador de alcohol.
  4. Plato reflectante.
  5. Cámara de combustión.
  6. Cerámica de dispersión.
  7. Tulipa o vidrio.
El objetivo final es dejar la lámpara completamente operativa, aunque no tengo mucha intención de hacerla funcionar, ya que tener 2 litros de queroseno a presión encima de mi cabeza no me da mucha confianza.


DESMONTANDO LA 834

El primer paso será desmontar todas las piezas y limpiarlas. El problema es que no tenemos todas las piezas, así que habrá que hacer un esfuerzo para encontrar algunas de ellas.


La puerta inferior para el llenado de alcohol está suelta. Las abolladuras que se ven no parecen extremandamente importantes. ¿Pero, que es esto?? La herrumbre se la está comiendo... Pensando que tiene casi un siglo de vida y que en sus últimos años no ha pasado por sus mejores momentos, no está tan mal, sino tendríais que haber visto las otras opciones de compra que encontré.

Como podéis ver parece que estaba enterrada dentro de un gallinero...


La parte del chasis se volvió realmente complicada llegando a la necesidad de utilizar calor para poder desmontar cada una de las piezas.


Al depósito de combustible habrá que soldarle una de las patas que traía rota.


Y por último las piezas del chasis...


PREPARANDO LA 834

Decapar, lijar, decapar, lijar, soldar el soporte roto, limar, lijar, martillear, enmasillar, lijar, martillear, enmasillar, lijar.... y por último, pintado para el depósito de combustible, la puerta y la tapa superior.


Para el cuerpo de la lámpara, al decaparlo, ya que estaba pintado y barnizado por encima, ha aparecido el esmaltado original, que aunque dañado en múltiples sitios decidí dejarlo tal y como era originalmente.


Al chasis se le aplicó un chorreado de arena junto con un tratamiento antioxidación.


Y por último se pulieron todas las piezas de bronce y latón


OBTENIENDO PIEZAS DE LA 834

Tras una ardua investigación y sin entrar en los pormenores, apareció el plato. Sino se trata de plato original de la 834 debe ser de la 834 del modelo de Bombay, ya que como podéis ver no encaja perfectamente, por lo que habrá que realizarle alguna modificación.


Una vez realizada la modificación... encaja a la perfección.


MONTANDO LA 834

El pre-calentador tuvo una historia bastante similar al plato, pero aquí veis como va quedando cada una de las piezas.


Aquí podéis ver un detalle del cierre del plato.


El detalle del manómetro.


El detalle de la serigrafía con la tulipa de cristal.


Y el acabado del conjunto.


Saludos a todos, espero que os guste.